Samsung está patentando un teléfono inteligente flexible que puedes doblar. Esto permite usar el dispositivo móvil en tu muñeca y usarlo como un reloj inteligente.

A mediados del año pasado, Samsung Electronics presentó una patente ante la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual) para una "Estructura de retención de forma de dispositivo electrónico y dispositivo electrónico, incluida la misma". La patente fue publicada el 7 de marzo de 2019.

La patente describe un teléfono móvil con una pantalla flexible. El teléfono flexible de Samsung puede doblarse en una dirección y enrollarse, por así decirlo. Esto hace posible llevarlo en su muñeca. Cuando el smartphone esta completamente abierto, tiene una pantalla alargada a su disposición. Debido a la forma estrecha, el teléfono sigue siendo fácil de operar con una mano. En la parte superior e inferior vemos un borde bastante ancho, en el que se procesan todos los sensores.
Debido al diseño flexible, el dispositivo tenderá a enrollarse automáticamente de nuevo. Para evitar esto, puede bloquear este teléfono, para esto se colocó un deslizador estrecho en la parte posterior que puede operar con su dedo índice. Cuando el usuario lo empuja hacia abajo, el smartphone se puede usar en la posición desplegada y, por lo tanto, ya no se pliega automáticamente hacia la posición curva.

Además, se coloca un imán en ambos extremos del teléfono, que se atraen entre sí cuando se enrolla. De esta manera, el dispositivo móvil se mantiene firme en su muñeca. Para desarrollar un teléfono enrollable como Samsung ha patentado, muchos componentes de hardware deberán ser flexibles. Tenga en cuenta la batería, la placa de circuito y la antena. Gran parte de esta tecnología ya está disponible, pero todavia faltarian algunos años para ver un teléfono como este a la venta.