JUJUTSU KAISEN – Explicación de los SEIS OJOS de GOJO

Desde su introducción en Jujutsu Kaisen, Gojo ha sido conocido dentro de la sociedad Jujutsu por ser un hechicero tan increíblemente poderoso que está en un nivel completamente separado incluso de los grados más fuertes de hechiceros.

Sin embargo, la razón de este nivel de poder no sólo se debe a las capacidades ofensivas y defensivas de su técnica Infinito, sino también a la increíble mejora en la percepción y el control sobre su energía maldita que le otorgan sus Seis Ojos.

Por este motivo, Yuta Okkotsu, otro hechicero de grado especial, declaró que, a pesar de tener la mayor cantidad de energía maldita de toda la serie, los Seis Ojos de Gojo le otorgan un control magistral de su energía, lo que hace que parezca que la energía maldita de Gojo es efectivamente ilimitada.

Historia de los Seis Ojos


Los Seis Ojos son un don hereditario exclusivo del clan Gojo. Junto con la técnica característica del clan, llamada Infinito, los Seis Ojos es otro aspecto que se transmite y heredan los nuevos miembros cuando nacen. Sin embargo, a diferencia de Infinito, esta habilidad no se concede a todos los miembros del clan. La conjunción de Infinito y Seis Ojos en un mismo usuario es tan rara que Satoru fue el primer miembro del clan Gojo que nació con ambas en unos 400 años.

En el mundo del Jujutsu Kaisen, los Seis Ojos siempre han estado ligados al Recipiente de Plasma Estelar y al Maestro Tengen por el destino, lo que significa que esta técnica siempre está vinculada a ellos cada vez que se manifiesta en un usuario. En el pasado, mientras intentaba alcanzar sus objetivos, Kenjaku había sido derrotado por usuarios de los Seis Ojos dos veces en distintos momentos. Tras sufrir su segunda derrota, Kenjaku mataría a otro portador de los Seis Ojos apenas un mes después de su nacimiento.


Sin embargo, a pesar de que Kenjaku también mató repetidamente al Recipiente de Plasma Estelar, los Seis Ojos siempre parecían reaparecer junto al Recipiente el día de la fusión con el Maestro Tengen. Sin embargo, en el arco del Inventario Oculto, Toji Fushiguro cortaría esta conexión. Esto se debió a que era una persona que se había alejado completamente del destino debido a su falta de energía maldita, destruyendo sus destinos con su participación y, en última instancia, llevando a Gojo a ser sellado en el Reino de la Prisión por Kenjaku.

¿Cómo funcionan los Seis Ojos?


A diferencia del Infinito, el Seis Ojos no es una técnica. En su lugar, se define como un don hereditario muy raro, exclusivo del clan Gojo. El funcionamiento de los Seis Ojos consiste en otorgar al usuario una increíble percepción de la energía maldita, así como un dominio absoluto de la suya propia. A lo largo de la historia, nunca ha habido dos usuarios de los Seis Ojos al mismo tiempo.

La percepción y la destreza visual que este don otorga al usuario no tienen parangón. Sin embargo, la mejora visual también puede resultar muy agotadora para el usuario de los Seis Ojos, por lo que Gojo lleva una venda en los ojos. También permite al usuario ver a varios kilómetros de distancia de su ubicación actual e incluso puede distinguir entre diferentes personas y formas a esa distancia.

La mayor ventaja de tener este don es que funciona en combinación con la técnica Infinito, permitiendo al usuario controlar su energía maldita casi a la perfección, hasta el nivel atómico. Esto permite al usuario utilizar todas las ventajas de Infinito a su máxima eficiencia, todo mientras que esencialmente no tiene desperdicio de energía maldita. Debido a esto, tener los Seis Ojos significa que el usuario tendrá reservas infinitas de energía maldita.

Además de aprovechar todo el poder de la técnica Infinito, los Seis Ojos también pueden leer el flujo de la energía maldita de otros, lo que la convierte en la herramienta perfecta en situaciones de combate contra hechiceros o espíritus malditos. Gracias a este rasgo, el usuario puede leer la técnica maldita de sus oponentes mientras se está utilizando y determinar rápidamente su función, lo que le permite analizar perfectamente la situación y contrarrestarla.


Los Seis Ojos también es un rasgo pasivo que parece no requerir energía maldita para funcionar, pero su uso prolongado puede empezar a fatigar al usuario. Esto requiere que lleven algún tipo de medio entre los ojos, como una venda o unas gafas de sol oscuras. Sin embargo, para usar los Seis Ojos a su máxima potencia, los propios ojos necesitan estar desinhibidos y las técnicas más poderosas de un usuario, como Púrpura Hueca o Vacío Ilimitado, sólo pueden usarse sin un medio para los Seis Ojos.

Sin embargo, a pesar de todas sus ventajas, los Seis Ojos no es una técnica perfecta sin ningún punto débil. En el arco del Inventario Oculto, vimos cómo Toji Fushiguro pudo aprovecharse de los Seis Ojos poniendo una recompensa sobre Riko con el dinero que le prometió la Asociación de Recipientes del Tiempo. Debido a esto, Toji invitó a asesinos y usuarios de maldiciones de todo Japón a acabar con Riko, haciendo que las amenazas contra su vida fueran cada vez más frecuentes.

Para vigilar las amenazas, Gojo apenas dormía y siempre estaba vigilando la zona, en busca de gente que pudiera intentar hacer algo. Al final del viaje, Gojo estaba extremadamente agotado, lo que mermó considerablemente la eficacia de los Seis Ojos. Esto fue aprovechado por Toji, que pudo derrotar a Gojo y completar el contrato con Riko.

La táctica se repitió en el Incidente de Shibuya, cuando Gojo activó su Expansión de Dominio durante 0,2 segundos y corrió por todas las estaciones de tren de Shibuya para matar a humanos transfigurados, lo que provocó que volviera a estar extremadamente exhausto y quedara atrapado en el Reino Prisión.